Volver

Haz click en las diferentes opciones

EQUIPO

Haz clic en una imagen

Haz clic en una imagen

Beneficiarios

Hospital Zonal Tinogasta: Contará con un servicio de apoyo para el traslado primario y secundario.

Municipalidad de Tinogasta: Podrá brindar distintos servicios médicos para los empleados municipales, además brindará una solución concreta a toda la comunidad.

Habitantes de la ciudad de Tinogasta y del departamento Tinogasta.

Turistas que visitan nuestro departamento y transeúntes ocasionales que lamentablemente son víctimas de siniestros viales mientras circulan por el departamento Tinogasta y deben ser atendidos y derivados por el Hospital Zonal Tinogasta.

Será una fuente laboral para distintas personas de Tinogasta.

Sistema de salud provincial.

ARTICULACION DEL SEySAM CON EL HOSPITAL ZONAL:

Para que exista una correcta y ágil articulación, entre el SEySAM y el Hospital Zonal Tinogasta, es necesario resolver y acordar distintas temáticas:

Hospital Zonal Tinogasta: Es recomendable que el Hospital junto con el Municipio gestionen ante quien corresponda la activación de la línea directa 107 de Emergencias. Por otra parte, el teléfono debe estar ubicado físicamente en el área de urgencias del hospital, no en el área de guardia, como está ubicado actualmente, para que la persona que recibe el llamado de la emergencia, sea el personal de guardia del área de urgencias del Hospital, el cual se comunica inmediatamente con SEySAM si requiere el apoyo para el traslado primario o secundario.

Límites y alcances del SEySAM: El área de emergencias del SEySAM, una vez que recibe la solicitud, vía llamado telefónico, del área de urgencias del hospital zonal, traslada la ambulancia hasta el hospital, donde se suma el personal de guardia del servicio de urgencias del hospital y se acude al lugar para dar respuesta a la emergencia, por lo tanto, el SEySAM, sólo se encargará de hacer los traslados primarios y secundarios, con el chofer y la ambulancia equipada para cada caso, no realizará atención médica ni de enfermería de primeros auxilios, por lo tanto, el personal médico y de enfermería, serán los profesionales del área de urgencias que estén de guardia en el Hospital. En el caso de traslados secundarios, las derivaciones interhospitalarias, se procederá del mismo modo, SEySAM recibe el llamado, el chofer traslada la ambulancia hasta el Hospital, se suma el personal del equipo de viaje del Hospital zonal y se realiza el traslado al centro de salud de destino. Se deberá firmar un convenio, el cual será el marco legal que definirá las responsabilidades y funciones de las partes.

Periodo Incaico

Los incas se asientan en los campos tinogasteños aproximadamente desde el año 1480 hasta el año 1530 d.C.

Su actividad en estos campos fue más que todo extender su territorio conocido como Collasuyu (Región del Tawantisuyu) para poder apropiarse de las riquezas existentes en estas latitudes.

Su acción principal consistía en convertir el poblado de Watungasta en un centro productor de alfarería en masa; el aprovechamiento de la arcilla circundante y de la calidad de los alfareros locales, llevó a que la alfarería local sea encontrada en diversas zonas del Imperio Incaico.

El contacto constante a través del Capagñan (camino del inca), hizo posible que los incas usen y conviertan poblados como el de Watungasta y el Shincal en centros administrativos muy importantes al igual que la construcción de diversos santuarios de altura.

La religión fue tan importante como el desarrollo del dominio económico, aprovechando la existencia de sociedades estructuradas en términos macro religiosos, que no habían constituido ellos sino que ya existían en los andes y que los incas captaron y explotaron muy bien para lograr establecer sus nexos y acuerdos políticos en pos de la dominación económica.

Este período se caracteriza por la desestructuración y destrucción del modo de vida de las poblaciones autóctonas locales a través de las denominadas Guerras Calchaquíes, donde los españoles aniquilaron y expatriaron a los naturales de la zona para despojarlos de sus tierras y riquezas. La ciudad aborigen de Watungasta tenía entre 5.000 y 10.000 habitantes hacia el año 1500. Cuando se produce la demarcación del pueblo indio de Tinogasta en el año 1713 solo quedaron entre 17 y 37 nativos.

Haz clic en la imagen

MOMIAS

Momias de la Falda

El Museo tiene dentro de su colección los cuerpos momificados de dos momias con una fecha de muerte que data aproximadamente del año 1300, según el estudio de radio carbono 14 que se les efectuó.

Los cuerpos de un niño de alrededor de un año y un adulto masculino de aproximadamente cuarenta y cinco años, fueron encontrados en la localidad de La Falda del Puesto en el año 1960, por un muchacho de unos 15 años que estaba cuidando un rebaño de cabras.

La historia cuenta que el muchacho de nombre Dionisio Alaníz, vio que el animal tenía atascada una de sus patas en la tierra y que al ver que no podía librarse decidió ayudarla, al hacerlo se dio cuenta de que caían piedras por lo que decidió cavar para ver que había en la tierra y encontró una especie de ataúd de madera de algarrobo y chañar atado con totora.

El joven junto a su familia y algunos vecinos abrieron el ataúd y encontraron dos cuerpos ubicados del mismo modo en que están actualmente en el Museo Municipal.

Luego los mantuvieron por un tiempo en esa localidad y posteriormente pasaron de dependencia en dependencia (policía, escuelas) hasta que fueron donados al museo, desde ese momento y ya con una vitrina para su contención, pudieron realizárseles diversos estudios, entre ellos el de Radio Carbono 14 efectuado por la Universidad de la Plata.

Las posibles circunstancias de sus muertes, ofrendas y faltantes de vestimentas e incluso el origen del adulto, dan hoy en día origen a diversas conversaciones que despiertan enigmas.

Momias de la Troya

En el año 1980, el Profesor de Geografía, Adolfo Díaz, junto a otras personas se encontraban caminando por los denominados Campos de la Troya, distantes a unos 25 Km al Norte de la cabecera Departamental. Campos que fueron nombrados de ese modo por los antiguos cronistas españoles, que lo titularon de ese modo tras la cruenta batalla y derramamiento de sangre en los campos de la ciudad aborigen de Watungasta, acción que para ellos era similar a la de la Troya Helénica.

Tras algunas horas recorriendo la zona encontraron un círculo de piedras que llamó poderosamente su atención, por lo que comenzaron a cavar y en su interior, para su sorpresa había un cuerpo momificado. El mismo pertenecía a una mujer y yacía en el interior de ese círculo de piedras, estaba cubierto de tierra sin portar ajuar alguno y solo pudieron hallar entre sus restos de vestimenta, una espina de chañar (posiblemente usada como aguja o punzón), algunas piezas dentarias y semillas de zapallo (lo que confirma su sexo).

Según los estilos de enterratorios de los antiguos diaguitas, el de esta momia corresponde a un tipo de entierro de una clase social baja, ya que la misma no estaba dentro de una tipa o urna funeraria, lo que hace suponer que al momento de su muerte fue enterrada en ese mismo lugar.